Estudio sobre la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas tecnológicas catalanas presentes en el MWC15

Estudio sobre la Responsabilidad Social Corporativa de las empresas tecnológicas catalanas presentes en el MWC15

En el 2001, las Naciones Unidas empezaron a investigar la relación entre la sangrienta guerra civil en la República Democrática del Congo y la explotación ilegal de recursos naturales y otras formas de riqueza. Esta investigación sirvió para denunciar que los principales grupos armados, responsables de numerosas violaciones de derechos humanos, se financiaban a través de la venta de minerales como el estaño, el tungsteno, el coltán o el oro (conocidos como los 3TGs). La puesta de manifiesto de este hecho provocó la movilización de la sociedad civil y, a la vez, de empresas públicas y privadas. En los Estados Unidos se aprobó una ley llamada Dodd-Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act y la Unión Europea está estudiando la creación de una ley para regular los minerales.

Por otro lado, en Cataluña el 2011, varias organizaciones de la sociedad civil promovieron una declaración del Parlamento de Cataluña instando a la Foundation Barcelona Mobile World Capital a incluir en su plan de actividades un espacio de reflexión y diálogo sobre la responsabilidad social de las empresas de telefonía móvil en la explotación de recursos naturales para fabricar los aparatos. Esta declaración estaba impulsada, entre otros entidades, por Justícia i Pau, La Bretxa y Associació Solidaritat Castelldefels-Kasando, miembros de la Xarxa d’Entitats per la R.D. Congo.
Aprovechando este contexto, estas tres organizaciones decidieron realizar una encuesta a las empresas catalanas participantes en el Mobile World Congress 2015 sobre su grado de conocimiento de la problemática de los minerales de conflicto. Esta propuesta recibió el apoyo de la Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo (ACCD) y la Dirección general de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información (DGTSI) de la Generalitat de Cataluña.
Los objetivos de esta encuesta eran:
         1. Identificación de las medidas de RSC que aplican las empresas tecnológicas catalanas.
         2. Medidas que aplican las empresas en relación al aprovisionamiento responsable de minerales.
         3. Percepción de las empresas tecnológicas sobre la problemática de los minerales de conflicto.

Gràfic procés cadena subministrament castellà

El estudio, que utilizó un método de encuesta cuantitativa, se seleccionó las empresas en criterio de su participación al catálogo de empresas presentes al Mobile World Congress de Barcelona de la edición 2015. En total fueron escogidas 14 empresas para el estudio, a las cuales se enviaron las preguntas en siete bloques temáticos y se calculó que se tardaría unos 20 minutos aproximadamente a responderlos todos.

Para conseguir que las empresas respondieran se les envió correos electrónicos donde se facilitaba el enlace a las entrevistas. Una semana después, ninguna empresa había contestado. Entonces se optó por llamar a las empresas y, de manera general, todas respondieron que no habían recibido los correos electrónicos de forma que se los enviaron de nuevo. A pesar de esta medida de presión, un mes después sólo dos empresas respondieron la encuesta, de forma que se optó para crear una versión reducida de las preguntas (en vez de proponer 43, se proponían 16).
Los resultados, pero, no variaron de manera significativa: de las catorce empresas, sólo tres respondieron la encuesta completamente. Otras empresas contestaron que no lo rellenarían o que no sabían todas las respuestas puesto que empezaron a hacerla pero no la acabaron; en algunos casos, la empresa no se dedicaba a la fabricación sino sólo a la investigación (I+D) y por lo tanto no podían responder.

Hay que remarcar que estas tres empresas que han rellenado la encuesta tienen diez trabajadores o menos y facturan menos de dos millones de euros; de las respuestas obtenidas se derivan las siguientes conclusiones:
         1. Ninguna de las tres empresas conoce el origen del oro o los minerales llamados 3TGs que usan en los procesos de fabricación.
         2. Ninguna de las tres empresas conoce iniciativas que fomenten medidas de diligencia debida o responsabilidad en relación a las 3TGs.
         3. Ninguna de las empresas tiene un compromiso específico en lo referente al uso de “minerales de conflicto”.

De estos tres puntos se deriva otra conclusión general que afecta al resto de empresas que no respondieron, y es que posteriormente se les pidió si tenían interés en recibir información adicional sobre el tema y todas lo declinaron.
La baja participación de las empresas catalanas en esta encuesta estaría mostrando el poco interés del sector empresarial hacia esta problemática y su carencia de responsabilidad respecto al aprovisionamiento de minerales.

Sin embargo, también hay que remarcar varios aspectos positivos de esta encuesta, como es el alto grado de implicación institucional de la iniciativa, por el hecho que en la preparación y realización de la encuesta han sido implicadas diferentes unidades de la Generalitat, o que la información obtenida podría servir para fomentar espacios de diálogo entre la administración pública, la sociedad civil y las empresas en relación a la problemática de los minerales de conflicto y de la normativa que se está impulsando en el ámbito europeo para abordarla.

boto-ESTUDIO